26 abr. 2010

¡La última!

Y es así, hoy fue la ultimísima de mis torturitas-curadoras y me parece mentira no decir más: "una menos", "ya falta poco", "no es nada", “tengo que poder” porque ya está!!! me veo cruzando la meta y con una certeza ineludible de que gané.

Sin ánimo de quitarme mérito, tengo que decir que tuve una gran hinchada, un entrenador de hierro que me acompañó en cada paso y no me dejó flaquear ni un segundo, que las sonrisas de mis hijos me iluminaron al costado de la carrera cual soles, que no faltaron amigos y familiares que me acercaran palabras amables y de buen ánimo, que el rezo del rosario compartido con las amigas fue fundamental, que sentí a Dios conmigo en cada momento y podría seguir, agradeciendo en detalle.

No me queda más que agradecer, aplaudir y emocionarme con el apoyo recibido, no veo la hora de descorchar el champagne (simbólico, no?-ya que no me gusta- sino como símbolo de festejo) salpicar a todos los que están a mi alrededor para que sepan que me siento feliz de haber superado esta prueba.


Catalina Dabezies 26/4/10

No hay comentarios: