27 jul. 2011

MI CAMINO



Cicatrices en el cuerpo y en el alma

han surcado diferentes rumbos

en un camino pródigo en valores

y en sueños promisorios de futuro.



Un camino que anduve acompañada

de la mano de sabios y de guías;

y trayectos que hube de hacer sola

cargando con el peso de mis días.



Un camino que hacia donde sea

que me lleve, andaré con un tesoro;

el que he ido acumulando poco a poco;

un tesoro que es ligero, siendo de oro:



son los afectos que conseguí en la vida,

es el respeto natural y generoso,

es el consuelo de la palabra amiga;

es el amor, que al pasar por mi vereda

abrió las puertas y cerró salidas.



Es la mano que llevó el escalpelo

y cuidadosamente me cerró la herida;

es el abrazo de corazones grandes

que pusieron puntal a mis caídas.



Es la palabra que leo, y es la mía
-tan cambiante y tímida-

la que asoma cada tanto en mis cuadernos,

la que quiere impregnar huella sencilla.



Mis ojos se deleitan con el cielo,

mi oído, con el eco de tu risa;

mis manos, cuando rozo los recuerdos,

mi alma -en otra dimensión- con tus caricias.



Soy la hoja que no marchitó el otoño;

soy la mujer que a veces sigue siendo niña.

Soy la voz de un espíritu que observa

la secuencia y los milagros de la vida.



Soy la que anda con los pies descalzos

-y sigue andando- sin que piedras ni espinas

logren que sean más pesados los pesos

y cercenen la lección de las heridas.






SENRYU:


Una hoja verde

en la rama reseca

se siente viva.

22 jul. 2011

MAMA MIA no es sólo una canción…


Aunque parezca mentira, muchos aún se resisten al uso de “Internet”, pero tenemos que aceptar el hecho de que hoy en día, es una herramienta de amplísimo alcance que nos está permitiendo comunicarnos con el mundo “al instante”.

Hace un poco más de un año, junto a Cata y Pat (las tres pacientes oncológicas), creamos un blog llamado MAMA MIA (http://www.queridamamamia.blogspot.com). En él hacemos publicaciones de diferentes temáticas con el fin de apoyar a las personas con cáncer, especialmente con cáncer de mama, porque nos importa poder hablar desde la experiencia propia. Simultáneamente, creamos una página con el mismo nombre en la red social “facebook” (https://www.facebook.com/fb.mamamia), con la idea de poder establecer un contacto más directo con las personas a través de los comentarios y del chat.

Para nuestro asombro, en este momento contamos con más de 3200 seguidores que nos leen, nos comentan y están pendientes de las notas que surgen día a día. Frases motivadoras, expresiones de ánimo, testimonios, mensajes de fe y esperanza son los ingredientes que conforman ese ciberespacio.

Dentro de la jerga de facebook surge otro término que es el de “evento”. De vez en cuando alguien crea un evento determinado con fecha y hora y la gente contesta: “asistiré”, “tal vez asista”, “no asistiré”, quedando siempre un grupo de personas que “no contestaron aún”.

Hace un mes, cuando Forlán se peleó con la novia (la noticia boom del momento), a Pat se le ocurrió crear un evento con una pregunta: “¿Quién dejó a quién?”. Lo pensó como un juego en el que supuso que 30 o 40 personas se engancharían….pero en un instante cambió de opinión y escribió: TODOS POR MAMA MIA: INVITA A UNO MÁS (https://www.facebook.com/event.php?eid=179771505415076).


¿Cuánto puede valer nuestro mensaje? UNA VIDA. Una mejor calidad de vida. Esperanza. Alegría. Bienestar. Felicidad.

Cada día insistimos con este mensaje: no te olvides del lazo rosa.
Invita a sumarse a nuestra página. La detección precoz del cáncer aumenta enormemente las posibilidades de sobrevida, y cada una que es diagnosticada a tiempo bien vale el esfuerzo que ponemos en todas las actividades que realizamos en MAMA MIA.
VAMOS, INVITA A UNO MÁS A NUESTRA PÁGINA.
Y sigamos caminando.

Este mensaje se propagó al mundo y en treinta días llegó a más 29.000 personas.

Desde muchos lugares nos agradecen el hecho de “recordarles” que hay que prevenir, que nos tenemos que cuidar, que podemos pelear la batalla, que juntos podemos enfrentar al mal con más fuerza.

Nosotras estamos más que emocionadas porque esta inmensa respuesta nos demuestra que estuvimos acertadas. La gente necesita hablar, tener con quien compartir lo que le pasa, ser escuchada y comprendida.

Eso hacemos en MAMA MIA y estamos felices de poder seguir caminando por este sendero con una antorcha en la mano que es una luz de fe y esperanza.

21 jul. 2011

SER MUJER



Yo no elegí ser mujer, solo tuve la suerte de serlo.Con sus ventajas y desventajas.Y aprendí con una serie de mujeres fantásticas: madre, abuelas, bisabuelas, tías y tías abuelas, hermana, amigas y ahora también con mi hija. Aprendí de sus aciertos y de sus errores -que me enseñaron a no repetir- y aprendí que las mujeres siempre tomamos las decisiones más importantes, y con la suficiente inteligencia como para hacer creer a los hombres que fueron de ellos.

Aprendí que es bueno ser imperfecta, que en la carrera buscando la perfección se pierde demasiada energía, y que cuando no se pueden cambiar algunos defectos lo mejor es considerarlos parte de nuestros encantos; así que la impuntualidad, explayarme al hablar, entrar de nuevo a la casa después de haber cerrado ¡con las dos llaves! para buscar los lentes de sol o verificar si cerré el pase del gas, el desorden de mis estantes en el placar y otras cuantas cosas son una parte hermosa de mi personalidad, que no pienso cambiar, y si a alguien no le gusta, recordarle que “viene con el paquete”.
Aprendí (y esto no me lo enseñó ninguna mujer) que si un hombre no nos trata como reinas, se merece que le dejemos el espacio a alguien que sí lo haga.

Aprendí que después de los 40 una de las decisiones más importantes que hay que tomar es, pasando una línea imaginaria a la altura del cuello, elegir estar bien de ahí para arriba, o de ahi para abajo, que en el punto en que se tiene igual o más rollos que tetas hay que ponerse a dieta de inmediato, y que si cuando pasas por una obra en construcción oís que te gritan “mantequita” o “jamón del medio” seguramente se están refiriendo a cosas que tenés que dejar de comer. Aprendí que la naturaleza tiene sus compensaciones, porque en la medida que la ley de gravedad va haciendo sus efectos en varias partes del cuerpo, y te aparecen canas y arrugas, también vas perdiendo vista, por lo que al mirarte al espejo puedes verte ¡espléndida!.

Aprendí que se puede decir te quiero a cualquier persona sintiéndolo realmente y sin correr el riesgo que piensen que estás tirando onda, que cuando se necesita un abrazo ni mil palabras podrian sustituirlo, aprendí que no hay que dejar nada por decir. A nadie. Que hay que cuidarse y mimarse, y que dejar que nos cuiden y nos mimen no es signo alguno de debilidad.

Aprendí que la vida y la muerte también son mujeres, y que tenemos que relacionarnos bien con ambas; una para para ser amigas y disfrutarla a pleno, y la otra, para tenerle respeto pero no miedo, y mantenerla a distancia.

Aprendí que desde mi lugar en el mundo puedo hacer algo para mejorarlo, y que todavía me falta tanto...

Patricia.
20-julio- 2011

9 jul. 2011

VALIENTES GUERRERAS


Un día cualquiera, a cualquier hora, en cualquier lugar nos dan la noticia:
" Tenés cáncer"

El cielo se nubla,un frío inesperado nos congela y quedamos inmóviles.
Los pensamientos se agolpan en nuestra cabeza y parece que nos va a estallar. Lloramos. Tenemos miedo. Nos hacemos miles de preguntas. Sentimos que el mundo se derrumba.
La tormenta nos atormenta...hasta que en determinado momento cesa.
Entonces, desde lo más profundo de nuestro ser, surge una fuerza que no sabíamos que teníamos y nos levanta, nos da la mano, nos entrega una lanza y un casco protector y nos dice: "ES HORA DE EMPEZAR A LUCHAR. No es tiempo de llorar".
Levantemos nuestra lanza y enfrentemos al enemigo que nos quiere arrebatar la vida . Podemos hacerlo, con fe y mucha esperanza. Miremos hacia adelante y, aunque temamos, no dejemos de pelear.
Luchemos por nosotras, por nuestra vida, por nuestra familia, por todo lo que nos rodea.
Luchemos porque vale la pena. Queremos volver a estar sanas y ser felices.
No estamos solas, somos muchas y juntas somos más fuertes.
No nos aislemos, porque la llama aislada se apaga.

¡En MAMA MIA se está formando un ejército de valientes guerreras!¡VAMOS A VENCER AL ENEMIGO!

Sigamos dándonos ánimo porque la fuerza está en nosotras.