8 sept. 2011

Selva nos cuenta su historia desde Rosario








Hola chicas, me alegra encontrar este lugarcito, para leerlas y estar junto a ustedes, soy de Rosario Argentina.

Mi historia

Comenzó un día en una reunión de amigas, somos un grupo bastante unido, y ese día yo había llegado preocupada a la cita para cenar, fue cuando me senté y le comenté a una de ellas que se fijara que sentía el párpado caído.

- Puede ser presión - me dijo- ¿cuánto hace que no vas al médico?

- Nunca - le contesté.

- ¿No hiciste nunca la revisación anual?

- No- le contesté- soy muy reacia a ir a los médicos.

Ella trabaja en un hospital en Anatomía Patológica, y me dijo que me llevaría a hacer un chequeo y control. Así fue, comencé esa misma semana.

Enero de 2010. Empecé con una consulta al ginecólogo, del cual salí victoriosa.

- ¿Viste que todo estaría bien? -le dije a mi amiga.

- Recién empezás - me contestó- ahora vamos que nos esperan para la mamografia.

Y ahí comenzó todo mi calvario. Salí de ahí, volviendo a casa, para continuar con los estudios en los días siguientes, pero la sorpresa fue cuando, antes de llegar a casa, me llamaron del hospital y me pidieron que volviera urgente. Me asusté. Me dijeron los técnicos que debía consultar a un médico especialista en mamas porque lo que ahí veían era grave.
Era enero y encontrar un médico en pleno auge de vacaciones iba a ser difícil. Por suerte lo encontré para el fin de semana.
Me senté en su consultorio y le dije: no sé qué pasa, estoy asustada, quiero que me diga que hay acá.

- ¿Por dónde empezamos?- me dijo.

- Por la verdad - le contesté- toda la verdad.

- Puedo diagnosticarte ya mismo, porque ante semejante placa no hay dudas, tenés cáncer en la mama derecha, te opero en 10 días. No hay tiempo Selva, el 23 de febrero te quiero internada y lista, porque el 24 te opero.

Así fue, todo tan ligero, que todavía lo recuerdo y se me hace piel de gallina.
El 24 de febrero me sacaron un tumor grande de casi 5 cm y 7 ganglios complicados, afectados.
Toda la recuperación fue lenta pero marchó bien. Después tuve 8 sesiones de quimioterapia y 50 de rayos.
Mi pelo, mis cejas y mis pestañas cayeron, mis venas se cristalizaron, quedaron bien finitas, mis dolores de la quimio eran muy duros y los rayos me produjeron una quemadura de 2º grado en el cuello.

Y acá estoy, firme al pie del cañón. Luchando y alimentándome sano, agradeciéndole a Dios por cada día que despierto... por mi familia y amigas, por mi madre, por mi nietito de 3 años...por mí, porque quiero vivir.

Les digo que se puede, todo es la fuerza de voluntad y las ganas de vivir, de no bajar los brazos.

El lunes próximo comienzo toda mi revisión anual, y allá voy!!!

A todas les dejo un inmenso abrazo,
y no dejen de ir al médico


Saludos
Selva

5 comentarios:

Adriana Massarelli dijo...

Claro que se puede, guerrera querida, lo mío fue de ovario, grave también, operación: anexohisterectomía total y quimio, sigo en controles, y me ocurrió por la misma fecha que a vos. Sé lo que se siente, lo sabemos todas las que aquí nos acercamos, vivimos lo mismo. Amo, amamos la vida, como vos, sin tregua y con esperanza, compañera, adelante siempre, somos muchas para pelearla juntas. Abrazo desde Buenos Aires. Adriana*

Selva dijo...

Gracias a todos, a mis amigos y a mi familia, y a gente como ustedes que nos ayudan a pasar ésto que nos tocó vivir, que seguramente, somos guerreras porque peleamos dia a dia y no bajamos los brazos.
Saludos a todos

Regalada es cara dijo...

No conocía todo este proceso... Pasar por lo que pasaste inevitablemente te obliga a replantearte cosas. A cambiar de orden las prioridades, a valorar o a "notar" un poco más a los afectos. A veces corremos tanto, que olvidamos que en esta vida estamos de paso por el tiempo que nos haya sido designado. Alguna vez te dije, y lo sigo sosteniendo al leer estas palabras, que eras una sobreviviente y que por eso, te admiro. Besote. G

NOELIA dijo...

me saco el sombrero ante esta historia Sel!! tkm!!

Selva dijo...

Gracias amigas