23 ene. 2012

SER MUJER ROSA




 
Me ha tocado ser "la rosa"; sigo siendo mujer, sigo intentando estar bien, sentirme y verme bella y muy especialmente, he aprendido a vivir siendo la rosa.
Entre tantas piedras que he podido encontrar en el camino, no es ésta precisamente la más pesada. Han habido momentos difíciles, claro que si, flashes de duda, de falta de confianza, pero sólo fueron éso: pequeños flashes. El resto del tiempo, ser la rosa ha sido una oportunidad para cambiar mi vida, para reformarme desde el interior y convertirme en una persona diferente, guardando mi esencia; ha sido la oportunidad para tocar vidas ajenas, ayudando a entender que se puede salir adelante, y que una gran parte de ese poder proviene de adentro de nosotras mismas. La rosa necesita de su familia, de sus amigas, la contención de sus seres amados, y también, a veces reunirse con otras iguales, para compartir  experiencias y  temores con el resto del ramo. La mujer rosa puede elegir conservar la frescura de sus hojas y sus pétalos, olvidando las espinas, puede elegir no permitirse marchitar, puede elegir ser la esperanza de muchas otras, y sobre todo, evitar con su hacer  y su palabra diaria, que otras mujeres se conviertan en este tipo de rosas.
Definitivamente, el cáncer ha cambiado mi vida, y a través de mi, ha cambiado la de muchas otras. Y para cada una de esas otras, un poco más o un poco menos, ha sido importante. Nunca había pensado que sería una de las tantas cosas que tengo para agradecer en la vida. Pero así es.

Soy una mujer rosa que sigue sintiéndose fresca y mujer. Soy una mujer rosa que ha elegido cuidar la belleza de los pétalos y despojarse de las espinas. Soy una mujer rosa con manos para ofrecer, con brazos para abrazar, con la palabra y el ejemplo, para confortar y fortalecer. Soy una mujer rosa con pies, que sigue caminando.

Con todo el cariño, para MAMA MIA. Patricia
.

3 comentarios:

Ainara Trigueros dijo...

que bonito, y cuanta verdad!!
Pat eres una artista!! ojalá ayudes a mucha gente a verlo así... es una bonita lección!!

mil besos!!

Elizabeth Wojnarowicz dijo...

Amiga, soy otra rosa del ramo que se alegra de compartir el rico aroma del amor y las ganas de vivir.

susana garcia dijo...

guuaa qe bonito mensaje,tambien soy una rosa mas en ese ramo,
desde hace 5 añs,ahora volvio y hace 2 semanas fui operada nuevamente,mastetomia total,si con muchas ganas de vivir,pero una angustia tremenda invade mi corazon,perdi a mi nieto de 17 añs hace 3 meses,y hace 2 dias perdi a mi sobrino de 38 añs,padeciendo 9 añs de tumr cerebrar,pero se qe la vida sigue pero es tan dificil