10 abr. 2012

Verte bien, sentirte bien… Los consejos de María Curiel

Si estás pasando por un tratamiento de quimioterapia o rayos deberás cuidar tu piel. La aparición de zonas hiperpigmentadas o de distinta coloración es un fenómeno frecuente. A veces, este efecto es localizado.
La híper pigmentación puede deberse a la activación de la formación de melanina producida por algunos agentes quimioterapéuticos, en cuyo caso el problema se agrava por la exposición solar. Siempre hay que usar protectores solares, ya que muchos de estos agentes inducen a una especial foto sensibilidad (reacción exagerada a la exposición solar). Asimismo, las áreas sometidas a tratamiento con radioterapia deben estar cuidadosamente protegidas del sol.  En otros casos, la coloración es debida al depósito directo de los fármacos, a nivel de piel, mucosas, y en este caso, suele ser persistente. Otro efecto secundario frecuente es la xerosis cutánea (sequedad y deshidratación) con la aparición de dermatitis exfoliativa. La sequedad cutánea aparece en la mayoría de los pacientes tratados con quimioterapia, ya que estos fármacos inducen una proliferación celular cutánea incrementada (la velocidad de renovación de la piel se acelera) con lo que se produce una pérdida excesiva de fluidos intercelulares con la aparición de una piel seca, descamativa y agrietada.
También las áreas de piel sometidas a la acción de la radioterapia sufren problemas de sequedad y atrofia cutánea.
En estos casos, es muy útil el empleo de sustancias humectantes (sustancias que humedecen) y emolientes (sustancias que ablandan, como Urea, Ácido Láctico,...) así como productos que aportan componentes de la barrera hidrolipídica que se pierde (Ácidos Omegas...)
Cuando recibes tratamientos de quimioterapia puedes sensibilizarte ante determinados productos de uso tópico que nunca con anterioridad te habían producido alergias. Cremas, productos cosméticos, jabones, geles y colonias pueden ahora provocar nuevas alergias (debido fundamentalmente a los diferentes compuestos como conservantes, colorantes, perfumes...).
Además, te hará falta una hidratación suplementaria para hacer frente a la creciente deshidratación. En todo caso te recomiendo estudiar las nuevas necesidades de tu piel.

COSAS QUE NO DEBES HACER
No usar cremas despigmentantes para tratar de eliminar las manchas.
No usar cremas con retinol, ácido glicólico, reafirmantes algas, anticelulíticos, drenantes,... que puedan producir reacciones en la piel.
Se aconseja evitar la administración directa de perfumes sobre la piel en las zonas operadas o radiadas, así como de desodorantes en la axila sometida a tratamiento radioterápico.
No se pueden usar autobronceadores.
No utilizar ropa ajustada que provoque rozaduras.
No realizar masajes corporales durante los tratamientos médicos (a menos que se realicen bajo prescripción médica).

Fuente: Adaptado de Asociación Española de Lucha contra el Cáncer

1 comentario:

Ainara Trigueros dijo...

no me cansaré de deciros lo grandes que sois y lo bien que haceis esta labor informativa y de apoyo a las que siempre os hemos necesitado!!

Gracias, gracias, gracias!!