28 dic. 2012

FIN DE AÑO, momento de balances.

Siempre decimos que nos une algo más que un lazo rosa. Y parte, gran parte de ese "algo más" es la voluntad de servicio, la alegría de servir.  
Este año 2012 que termina nos hace releer sus páginas y nos encuentra con una serie de hechos felices que queremos compartir: 
Cada día somos más las "guerreras" de MAMA MIA, y cada día se suman amigos y amigas, familiares, seguidores de nuestras páginas; y eso quiere decir que tenemos este año más personas a quienes querer y que nos quieren. Y el amor, como se sabe, completa, y cura. 
En nuestras reuniones presenciales se siente una energía diferente, potenciadora, porque cuando las mujeres nos juntamos pasa eso, tan especial, que parece que resurgimos, más fuertes, más confiadas, y sí ¿por qué no? más hermosas, en el sentido amplio de la palabra. A pesar de lo que podamos estar compartiendo, es como asistir a un festival de sonrisas. 
Convocamos a una caminata, pensando que seríamos un grupito caminando con algo rosa en el Parque Rodó, y nos encontramos con gente de diferentes lugares del mundo, marchando a la misma hora, con y por nosotras, concentrándose en la alegría y celebrando la vida. 
Decidimos publicar el libro que habíamos empezado, aún dejando algunas historias pendientes, sin terminar, porque creímos que diciembre era el momento, que 2012 era el año para que "Querida Mama Mía" viera la luz. Y la vió, y volvimos a sorprendernos por la respuesta.  
Cuando ya decíamos que había sido bueno, recibimos la noticia de un reconocimiento especial en la décimosegunda edición de "La Mujer del Año" en Uruguay, por nuestra labor con MAMA MIA. 
Y después de todo, sabemos ni somos fantásticas, ni heroínas, ni vamos a cambiar el mundo; pero de algo estamos seguras, que hemos aprendido a creer en los milagros diarios, que cualquiera y todos podemos, desde el lugar en el mundo en que nos ha tocado o hemos elegido vivir, dar nuestra cuota parte para que sea, y aunque sea, un poquito mejor. 
Queremos celebrar lo logrado en este año, y brindar por uno todavía mejor, por salud, primero y sobre todo, porque la paz la construimos nosotros mismos, y la felicidad podemos lograrla.  
Queremos darle la bienvenida al 2013 con una sonrisa, desearles a todas y a todos los amigos de MAMA MIA, que cada día sepan encontrar al menos, una razón para sonreír. 
Les mandamos un abrazo fuerte, muy fuerte; porque eso también aprendimos: los abrazos dicen, los abrazos curan, y cambian.
 ¡Salud!
 
 
 


 

No hay comentarios: