31 mar. 2016

6To. ANIVERSARIO DE MAMA MIA

Hace 6 años, el primero de abril de 2010, veía la luz un sueño por un tiempo dormido: crear un grupo virtual de apoyo a quienes hubieran o estuvieran transitando el camino del cáncer de mama como nosotras, Catalina, Elizabeth y Patricia.

En el principio se fue gestando una idea similar en varios corazones;  es frecuente, a quienes hemos transitado el camino del cáncer, que  nos quede como “secuela” el querer compartir para poder ayudar.  Ya pertenecíamos a un grupo presencial, y nos reuníamos cada tanto. Sin embargo, las ganas de formar un grupo virtual estaba latiendo  desde antes, y como tantas cosas, esperaba su momento. Y fue ahí, en esa mesa de té, cuando nos conocimos y nos contamos los proyectos dormidos, que nos dijimos “es ahora”. 

 A la semana ya estábamos reunidas nuevamente definiendo las líneas fundamentales de lo que sería MAMA MIA. Teníamos muy clara la misión: ofrecer la ayuda y la referencia de que se puede salir adelante, ser soporte y escudo, y en toda comunicación mostrar la actitud de vida, de amor a la vida, la confianza y el humor, como ingredientes indispensables para llevar en este camino.  ¿Que no es fácil? Lo sabemos, pero también tenemos que saber que no estamos solas,  y que en compañía es más llevadero.

Así fue que el primero de abril de 2010 MAMA MÍA se presentó al mundo, a través del blog y de la página en Facebook. Lo que vendría después, estábamos lejos de poder imaginarlo.  Reuniones presenciales y en salas virtuales,  charlas, actividades en conjunto con otros grupos, empresas y personas que nos ofrecieron la posibilidad de llegar a más ayudando a difundir nuestro mensaje, la caminata Por la Vida, que ha tenido puntos de encuentro para caminar en simultáneo en diferentes ciudades y pueblos de nuestro país y de varios países del mundo, una canción,  “Querida”® que nos acompaña en dichas caminatas, y el libro “Querida Mama Mía”, en el que compartimos historias, nuestras y de otras compañeras de senda, fomentar la creación de más grupos de ayuda en el interior del país, préstamo de pelucas a quien necesite, ser vínculo para que otras instituciones reciban beneficios concretos, y más. 
Obtuvimos numerosos reconocimientos, que como decimos, puede parecer una vanidad mencionar, pero también son señal de que algo se está haciendo.

Miramos hacia atrás y vemos con gran alegría cuánto hemos andado. Miramos hacia adelante y vemos, con humildad e ilusión, cuánto nos falta.

Hemos ofrecido algo, hemos recibido y aprendido mucho. Y nos maravillamos porque la vida nos sigue sorprendiendo.

¿Qué nuevos desafíos, qué nuevas posibilidades nos presentará esta senda que hemos elegido? No lo sabemos.

Y mientras esperamos buenas sorpresas con una sonrisa, nos despedimos con el saludo de siempre:

Seguimos caminando.


¡Feliz aniversario!!














1 comentario:

Elizabeth Wojnarowicz dijo...

Verte crecer querida MAMA MÍA es como ver crecer un hijo! Me llena de emoción!!! Gracias a todos los que lo hacen posible.Eli.