9 may. 2012

Ellos...


Transitar el camino de la enfermedad en soledad es duro.
Contar con el amor , cuidado y apoyo de la familia y de los amigos, es sin duda algo invalorable.

Pero  hoy quiero resaltar  a esa persona que es el compañero de vida. 
Cuando tenemos la dicha de tenerlo y sentimos que nos comprende, nos acompaña y apoya realmente "en las buenas y en las malas", nuestras fuerzas recrudecen y  somos capaces de enfrentar la adversidad con valentía, porque él está a nuestro lado.

Sus brazos son nuestro sostén,
su voz es nuestro remanso,
su sonrisa es nuestra alegría,
sus caricias son nuestro bálsamo.

¡Gracias mi amor por estar a mi lado!


No hay comentarios: