9 dic. 2016

JUNTOS



Quiero darte una mano
Y en ese momento
Yo sentiré la tuya
Áspera o suave
Cálida o fría.
Y sentirás la mía.
Y en el contacto
Seremos dos manos.
Quiero darte un abrazo
Y ese momento
Sentiré el tuyo
Y esas tus manos
Cruzándose en mi espalda.
Seremos unidad
No sé si te conozco
No sé quién de los dos
Al otro necesita.
Sólo sé que al mundo
Le faltan manos
Le faltan brazos
Que quieran compartirse.
Le faltan corazones sanos
Mentes abiertas
Solo se que al mundo
Le falta voluntad de paz
Y sobran egos que se encumbran
En pedestales pobres.
Quiero darte una mano
Que te ayude a bajar
Porque ahí arriba la soledad es grande,
Quiero darte una mano
Que te ayude a bajar y estar entre la gente.
Porque todos juntos,
Muchas manos, y brazos,
Codo a codo,
Con risas y caricias,
Haremos la alegría más inmensa
Y haremos las penas más livianas.
Nos unimos para ser más fuertes,
Edificar lo que deseamos en las fiestas.
Para mostrar que ser amable
Es mucho más que educación,
Que es corazón, es voluntad,
Es sentimiento.
Para mostrar que la sonrisa es saludable
Y contagiosa.
Aquí estoy.
Quiero darte una mano
Un poco áspera
Un poco tibia,
Y que me des la tuya y nos unamos
Con muchos otros
En la idea
En la búsqueda
De un mundo
Un poco mejor.


Patricia, 2016.




2 nov. 2016

CAMINANDO POR LA VIDA 2016




El pasado sábado 22 de octubre, nos congregamos nuevamente, desde diferentes partes del mundo, bajo la consigna de caminar vestidos con algo de color rosa, cantando, POR LA VIDA.
Esa es nuestra manera de hacerle frente al cáncer, desde el lugar del "se puede", de la esperanza y la alegría de vivir.
Un año más pudimos comprobar que esa alegría también convoca, que cada vez somos más, que unidos tendremos más fuerza y sobre todo, como expresamos al iniciar la actividad, que no podemos permitir que el cáncer nos contamine el alma. Queremos que él sea un maestro, que nos ayude a transformar y transformarnos en personas más conciliadoras, más generosas y solidarias.
Caminamos por nosotras y recordando al soltar los globos, en respetuoso y amoroso silencio a las compañeras que no están, y a otros seres queridos.
Caminamos cantando "Querida", la canción que desde 2013 nos acompaña y nos recuerda que por más largo que sea el camino, no debemos temer, sino elevar nuestro ánimo.
Una vez más, nos despedimos con nuestro saludo de siempre:
Seguimos caminando.














Fotografía: Editorial Contexto.
Canción "Querida" en YouTube

20 sept. 2016

El sueño de Bea




Nos hicieron llegar este lindo video con el testimonio de Bea.
Esperamos que sea de ayuda para quienes lo vean.
A nosotros nos encantó!
Como dice Bea:

Al cáncer no le gustan los colores por eso ella optó por llenarse de ellos.


VIDEO


16 abr. 2016

La visita inesperada



Hoy es Ivonne quien comparte su historia. Es de ayuda para muchos leer lo que cada una hemos vivido o estamos viviendo. Anímense a hacernos llegar la suya!


El año pasado, en un día frío de junio, recibí la noticia de su visita.
Me pareció raro, nunca había visitado a mi familia, siempre visitaba a
alguien conocido, a alguna amiga, alguna vecina…
Pero él, silenciosa y sigilosamente, había entrado en mi vida y en mi cuerpo. Sin que yo me diera cuenta ya estaba instalado.
Cuando pensé que todo había terminado y mi vida  iba por un solo carril y
sin mucho sentido, apareció  nuevamente él, para poner mi mundo patas para arriba.
Al principio me enojé mucho! ¿Quién era él para aparecerse así, sin permiso, para enfrentarme de vuelta a la lucha? ¿Acaso ya no había tenido bastante?
¿Cómo hacia ahora para volver a pelear?
Como dice no sé quién: “Cuando pensé que sabia todas las respuestas, me cambiaron todas las preguntas”.
Pensé que era el principio del fin…y así fue, pero al revés, fue el fin de una etapa de mi vida, y el principio de otra, donde solo de mí y de mi actitud hacia él dependía el resultado.
Tuve que aceptarlo y aprender a convivir con él. Esta vez, había golpeado mi puerta.
Me enojé y tuve que pelear, no sé si mucho o poco, lo único que sé es que, como me dijo mi hermano: él no sabía con quien se había metido. No me iba a vencer tan fácilmente!
Tuvimos varias batallas duras y penosas, pero en cada una yo me daba cuenta que él se hacía más débil y yo más fuerte. En cada una de ellas fui viendo lo que tenía alrededor y yo no veía, amor y más amor, apoyo incondicional, afectos, energía positiva,  todo lo que hizo que él retrocediera y yo avanzara.
Hoy me doy cuenta que no vino a lastimarme, sino a sanarme heridas viejas, a enseñarme que yo, y solo yo, soy la protagonista de mi propia vida. Que no siempre se puede dejar contento a todo el mundo. Que lo que piense la otra persona de mí es un problema del otro y no mío… Que con la única persona que me tengo que llevar bien es conmigo misma, ya que es  la única persona que me va  acompañar hasta el final.
Un día… como llegó, se fue. ¿Para siempre?, no lo sé. Ojalá que si!
Si no es así, la próxima vez ya lo veré como un viejo conocido y sabré cómo enfrentarlo.

Amigo Cáncer, gracias por todo lo que me enseñaste en este tiempo.
Sin dudas era la lección que me faltaba aprender en mi vida.

Gracias, Ivonne.

EN HONOR A TODAS LAS VALIENTES GUERRERAS QUE LO ENFRENTAN DÍA A DÍA
EN MEMORIA Y CON RESPETO POR AQUELLAS QUE PERDIERON LA BATALLA




31 mar. 2016

6To. ANIVERSARIO DE MAMA MIA

Hace 6 años, el primero de abril de 2010, veía la luz un sueño por un tiempo dormido: crear un grupo virtual de apoyo a quienes hubieran o estuvieran transitando el camino del cáncer de mama como nosotras, Catalina, Elizabeth y Patricia.

En el principio se fue gestando una idea similar en varios corazones;  es frecuente, a quienes hemos transitado el camino del cáncer, que  nos quede como “secuela” el querer compartir para poder ayudar.  Ya pertenecíamos a un grupo presencial, y nos reuníamos cada tanto. Sin embargo, las ganas de formar un grupo virtual estaba latiendo  desde antes, y como tantas cosas, esperaba su momento. Y fue ahí, en esa mesa de té, cuando nos conocimos y nos contamos los proyectos dormidos, que nos dijimos “es ahora”. 

 A la semana ya estábamos reunidas nuevamente definiendo las líneas fundamentales de lo que sería MAMA MIA. Teníamos muy clara la misión: ofrecer la ayuda y la referencia de que se puede salir adelante, ser soporte y escudo, y en toda comunicación mostrar la actitud de vida, de amor a la vida, la confianza y el humor, como ingredientes indispensables para llevar en este camino.  ¿Que no es fácil? Lo sabemos, pero también tenemos que saber que no estamos solas,  y que en compañía es más llevadero.

Así fue que el primero de abril de 2010 MAMA MÍA se presentó al mundo, a través del blog y de la página en Facebook. Lo que vendría después, estábamos lejos de poder imaginarlo.  Reuniones presenciales y en salas virtuales,  charlas, actividades en conjunto con otros grupos, empresas y personas que nos ofrecieron la posibilidad de llegar a más ayudando a difundir nuestro mensaje, la caminata Por la Vida, que ha tenido puntos de encuentro para caminar en simultáneo en diferentes ciudades y pueblos de nuestro país y de varios países del mundo, una canción,  “Querida”® que nos acompaña en dichas caminatas, y el libro “Querida Mama Mía”, en el que compartimos historias, nuestras y de otras compañeras de senda, fomentar la creación de más grupos de ayuda en el interior del país, préstamo de pelucas a quien necesite, ser vínculo para que otras instituciones reciban beneficios concretos, y más. 
Obtuvimos numerosos reconocimientos, que como decimos, puede parecer una vanidad mencionar, pero también son señal de que algo se está haciendo.

Miramos hacia atrás y vemos con gran alegría cuánto hemos andado. Miramos hacia adelante y vemos, con humildad e ilusión, cuánto nos falta.

Hemos ofrecido algo, hemos recibido y aprendido mucho. Y nos maravillamos porque la vida nos sigue sorprendiendo.

¿Qué nuevos desafíos, qué nuevas posibilidades nos presentará esta senda que hemos elegido? No lo sabemos.

Y mientras esperamos buenas sorpresas con una sonrisa, nos despedimos con el saludo de siempre:

Seguimos caminando.


¡Feliz aniversario!!














8 mar. 2016

ELISA

Nos encanta publicar lo que nuestros amigos nos envían para compartir.
En esta ocasión, esta pequeña, simple y fresca historia fue escrita por una querida amiga que hace muy poquito tiempo se fue, pero sigue acompañándonos desde otro lugar...
Por alguna razón no intencional, había quedado archivada en borrador y nunca fue publicada y hoy revisando el blog la encontramos.En su memoria la damos a conocer hoy y en este día especial, "Día Internacional de la Mujer", la recordamos como un ejemplo de vida. 



Se paró frente al espejo. Se estiró y se miró de lado. Se puso de puntas de pie y giró la cabeza.
Eso la hacía parecer más estilizada. Dio varias vueltas sobre los talones y su vestido de gasa se sacudió al compás de los movimientos armónicos de su cuerpo.
Esos zapatos de taco alto la hacían ver definitivamente, más alta.
El pelo suelto a su vez, mostraba que estaba tan largo que casi llegaba a la cintura, mimando el cinturón.
El maquillaje, acorde a las primeras horas de la tarde, era tenue, con alegres tonos pastel, jugando con el color miel de los ojos de Elisa.
La música sonaba suave en la radio, cómplice de su alegre estado de ánimo.
Le gustaba bailar delante del espejo, y hoy, más aún.
Si bien pasaba los treinta, su alegría y serenidad, la hacía parecer mucho menos.
Sonó el timbre y eso la sobresaltó. Se le desprendió una flor del cabello, pero se agachó y la levantó con rapidez.
Se la colocó en su cabeza, dentro de su melena dorada, entremezclándola hasta que pareciera nacer allí.
Se volvió a mirar al espejo. Se estiró el vestido sobre la cintura y la asimetría de su pecho era notoria.
Solo habían pasado algunos meses y seguramente, lo estético tendría solución.
Volvió a sonreír. 
Estaba viva.


Texto de Mónica Yapur regalado a MAMA MIA. GRACIAS!!!!

MUJERES, tan solo y tan mucho MUJERES

A fines del 2015 una de las integrante del grupo HONRAR LA VIDA, que apoya a mujeres con cáncer, al igual que nosotros,  nos convocó a escribir nuestras historias de manera concreta, dando un mensaje positivo, de esperanza. Su idea era hacer una presentación titulada: HISTORIAS DE MUJERES.
Las tres creadoras de MAMA MÍA (Patricia, Catalina y Elizabeth) respondimos a la solicitud y hoy queremos compartirlas con nuestros lectores.



El día del diagnóstico sentí como si el mundo se derrumbara, tuve miedo de quedarme sin sueños, sin proyectos, creí que mi futuro se haría pedazos.
Después, de a poco, todo fue sucediendo; me rodearon ángeles vestidos de médicos, de enfermeras, de familia, de amigos, y también de personas que no conocía. Me cuidé, me cuidaron, hasta que un día, y no sé muy bien cómo, me levanté y comencé a juntar los pedacitos para armarme de nuevo y salir adelante con los sueños que me quedaban.
Hoy, soy una mujer diferente, tal vez más fuerte, tal vez espiritualmente más rica. No sé si algún día pueda decir que he vencido al cáncer, lo que sí puedo asegurar es que él no me ha vencido a mí.


Patricia



Yo tenía 41 años y cuatro hijos chicos cuando me diagnosticaron.
Y como no soy la excepción, me hice las preguntas de siempre: “por qué a mi?”, “por qué ahora?”...
Unos días después de terminar con el tratamiento (me pegó fuerte, fue duro para mi) estaba en misa y veo una mamá corriendo tras su beba chiquita, todas sabemos como es cuando se largan a caminar, no paran, solo nos queda doblar la espalda y correr tras ellas. Entonces hice memoria, mi cara se iluminó con una gran sonrisa y se me representó la imagen de mis gemelas corriendo por todos lados a esa misma edad. Entonces pensé: Dios me lo mandó ahora porque ahora puedo.
Ahora podía luchar, no estaba en esa etapa, mi cuerpo podía atacar con todo, guardando energías para disfrutar a mis hijos. Así como pude cuando me mandó gemelas ya teniendo dos chiquitos, así pude con el tratamiento.
Y eso hice, di lucha, y pude.

Por que elegí esta foto? Esta foto es de este año. Yo pensé en aquel momento que no iba a disfrutar más viajes. Y aquí estoy, subiendo escalones en unas pirámides mágicas, sintiendo que se puede, que siempre hay escalones por subir.

Quiero compartir lo que escribí cuando terminé con la quimio en mi muro de facebook:
26/4/2010
Y es así, hoy fue la ultimísima de mis torturitas-curadoras y me parece mentira no decir más "una menos", "ya falta poco", "no es nada", “tengo que poder” porque ya está!!! me veo cruzando la meta y con una certeza ineludible de que gané. 
Sin ánimo de quitarme mérito, tengo que decir que tuve una gran hinchada, un entrenador de hierro que me acompañó en cada paso y no me dejó flaquear ni un segundo, que las sonrisas de mis hijos me iluminaron al costado de la carrera cual soles, que no faltaron amigos y familiares que me acercaran palabras amables y de buen ánimo, que el rezo del rosario compartido con las amigas fue fundamental, que sentí a Dios conmigo en cada momento y podría seguir, agradeciendo en detalle. 

No me queda más que agradecer, aplaudir y emocionarme con el apoyo recibido, no veo la hora de descorchar el champagne (simbólico no? ya que no me gusta) como símbolo de festejo, salpicar a todos los que están a mi alrededor para que sepan que me siento feliz de haber superado esta prueba. 

Catalina



Cuando me enteré que tenía cáncer, a los cuarenta y cuatro años, no lo podía creer pues no sentía ni veía nada diferente en mi cuerpo.


Muchas cosas cambiaron en mi vida desde entonces, perdí un pedazo de mi cuerpo y otro de mi vida, mi pareja, después de diecisiete años de matrimonio.
Cierto día decidí viajar al sur de Chile y subir al volcán Osorno,  mi intención era dejar en su cima toda la angustia que me oprimía. Quería volver a empezar. Miré al cielo y vi un cóndor que planeaba entre los picos nevados.
Al regresar, la vida me dio una sorpresa que no esperaba… En el Tala, cerquita de Montevideo, encontré al Sr. Amor. Cuando lo conocí, estaba por culminar mi quinto año de tratamiento, es decir se avecinaba  el retorno a la vida normal.
Y siguieron las sorpresas…El día que me hice la mamografía de control, de nuevo la palabra cáncer resonó en mis oídos.
Esta vez no escalé una montaña real, mi amor y yo nos tomamos de la mano y juntos emprendimos el camino, esquivando las piedras, apoyándonos el uno en el otro.
Como aquel cóndor, hoy extiendo mis brazos y miro al mundo con otros ojos, agradecida por ser feliz, por haber tenido fuerzas para enfrentar la adversidad y por haber vuelto a sonreír.

                                                                                  Elizabeth


Nos encantaría que quienes estén leyendo estas líneas se animen a escribir su propia historia y compartirla. Seguramente será de ayuda para muchos.

                                      






4 feb. 2016

4 de Febrero, Día Mundial contra el Cáncer


En esta fecha suele haber amplia cobertura del tema, los medios mencionan estadísticas, se publican entrevistas, notas, cifras.
Nosotras durante todo el año insistimos en la prevención, para lograr esa detección temprana que salva muchas vidas. Y si la prevención no ha sido suficiente, aquí estamos, para demostrar y demostrarnos que se puede, que es un obstáculo más y que si hay que hacerle frente al cáncer, la confianza, el humor y la compañía son elementos fundamentales para llevarlo mejor.

Cierto es que en el camino de la vida encontramos algunas piedras, y cierto es también que cada día es una perla, cuyo valor no debemos olvidar. 
Esa es la actitud, hoy 4 de febrero, Día Internacional del Cáncer, y cada día de los que vendrán.
 

31 ene. 2016

DIEZ MIL GRACIAS!!!!


La expresión me gusta o no me gusta suele utilizarse para mostrar aprobación o desaprobación, preferencia o no preferencia, afinidad, o no afinidad. Sin embargo, en este medio virtual adquiere otros significados o connotaciones. Según a lo que se dé el click en el dichoso “me gusta”, se está marcando visita, una forma de decir “aquí estuve, leí”; es en cierto modo una forma de saludo o de solidaridad.
En lo que se refiere a páginas, por ejemplo, el “me gusta” es además, una manera de apoyar la difusión. Según el rubro, persona, empresa, artista, u organización a que corresponda esa página se está marcando no sólo un gusto, pertenencia o preferencia, sino además una simpatía por lo que la página implica, lo que promueve, el tema que aborda.
Es bastante más difícil lograr “me gusta” a páginas que refieren a algo que nadie quiere tener cerca, que de por sí no es agradable… como enfermedades, por ejemplo. Sin embargo, a puro pulmón y sin publicidad paga, decimos con gran sorpresa y alegría que en MAMA MÍA estamos casi en los 10.000 usuarios que han decidido mostrar su simpatía por la página. Y sabemos, tenemos la certeza de que cada uno no es solamente un número, sino alguien más que ayuda al alcance de nuestro mensaje.
Diez mil gracias!!!! A todos y cada uno de ustedes, que nos acompañan! Y seguimos, por más
.